Usted está aquí: Inicio » alquiler apartamentos y casas rurales en melilla
Alquilar en
Error en las fechas seleccionadas
Debe introducir un destino válido

alquiler apartamentos y casas rurales en melilla

Total 0 alojamientos

Situada en el norte de África, a orillas del mar Mediterráneo se distingue por ser una población pequeña donde conviven cuatro culturas (religiones): cristiana, musulmana, judía e hindú, aunque la predominante políticamente hablando sea la peninsular (cristiano-occidental).

El patrimonio arquitectónico de Melilla está considerado, junto con el de Barcelona, como uno de los mejores exponentes del estilo modernista español de principios del siglo XX (Destacan sus edificios modernistas florales, como la Casa Tortosa, La Reconquista, la Casa Melu).

Posee asimismo  una ciudad amurallada construida inicialmente por ingenieros italianos y posteriormente por españoles y profesionales venidos desde los Países Bajos. Toda esta zona fue declarada Conjunto Histórico-Artístico, y actualmente presenta la máxima protección de la Ley de Patrimonio: Bien de Interés Cultural. En su interior existen monumentos como: Yacimiento púnico-romano (Casa del Gobernador), Museo Municipal, Museo del Ejército, Iglesia de la Purísima Concepción, Aljibes del 1571, Almacenes del siglo XVIII, Hospital del Rey, siglo XVIII y las Cuevas del Conventico.

Sus platos más famosos muestran una inteligente mezcla del saber culinario peninsular y bereber. Destacaremos los siguientes: Cazuela de patatas con Rape, Rape a la Rusadir, Arroz al horno, Garbanzos, Tortilla tiesa, Cazuela de pescados, Frituras de pescados, Pinchitos de carne o pescado, Msemen (pañuelos), Pastela, Cuscús y Té verde con hierbabuena.

 

leer más

Código Anti spam Introduzca los caracteres que se muestra en la imagen :

Imagen código Anti spam

Acepto las condiciones* (Condiciones generales )

(* Campos obligatorios )

Debe introducir todos los campos obligatorios
El código anti-spam no es correcto, por favor introdúzcalo de nuevo
Recomendación enviada.
loading